84. El Cristiano y la Ley

Aunque ley se usa en varias maneras en la Biblia, el Nuevo Testamento muy a menudo usa ese término para la Ley que dio a través de Moisés. Es importante entender cómo se deben relacionar los Cristianos con las demandas de la Ley Mosaica. Vamos a ver a la naturaleza y el propósito de la Ley y cómo afecta a los Cristianos.

La naturaleza de la Ley Mosaica

La Ley fue dada específicamente a Israel. Dios dio la Ley a través de Moisés como un pacto entre unas personas específicas (Israel), por un tiempo específico (hasta Jesucristo), con un propósito específico. Ese propósito fue construir y gobernar la nación en sus responsabilidades civiles, religiosas, y morales hasta que viniera el Mesías, Jesús, a redimir a la humanidad y a establecer Su reino (Ga. 3:19-25). Su intención también fue exponer lo pecaminoso del hombre y lo inútil de establecer su propia justicia delante de Dios (Ro. 3:20).

La Ley fue una unidad indivisible. Aunque la Ley contiene regulaciones civíles, morales, y religiosas, siempre se ha considerado como una unidad indivisible (Ga. 5:3; Stgo. 2:10). Fue dada como una unidad, sellada como un pacto, e Israel fue hecho responsable de ella como una unidad.

La Ley fue temporal. Los principios morales de Dios han existido desde antes de la Ley y van a continuar después del periodo de la Ley. La Ley codifica esos principios para Israel por un tiempo específico hasta que el Mesías, Jesús, la cumpliera (Mt. 5:17-18).

Charlie Bing

Fundador del ministerio GraceLife.

El Dr. Bing tiene su Th.M. y Ph.D. de Dallas Theological Seminary. Fue pastor de la iglesia Burleson Bible Church en Texas por 19 años antes de transicionarse a su role actual de director del ministerio GraceLife. Ha servido como profesor adjunto de estudios biblicos en la universidad LeTouneau desde el año 1992 y fué presidente de la Free Grace Alliance.

Es autor de libros como Lordship Salvation: A Biblical Evaluation and Response y el libro traducido al espñol llamado  Simplemente por gracia.