Escena 01 – EL REY Y SU REINO

Hace mucho, mucho tiempo, antes del principio del mundo, había un rey: el Rey de gloria.

Este rey era mucho más grande y muy superior a cualquier persona o cosa que tú y yo pudiéramos imaginar. En la infinitud de la eternidad, Él era el único Rey y su reino era el único reino, un mundo de sabiduría, amor, gozo y paz perfectos. El reino no tenía necesidad de sol ni de estrellas porque el Rey mismo era su luz.

Aunque el reino no conocía límites en cuanto a su tamaño, sí tenía límites en cuanto a sus súbditos. Algunos dicen que el Rey no tenía súbditos.

¿O sí?

Uno de los primeros misterios de este Rey era que incluso cuando solo existía Él, nunca estaba solo.

Aun así, quiso compartir su vida con otros seres inteligentes.

De modo que este Rey bueno y sabio hizo una esfera celestial con millones de seres espirituales resplandecientes y súper inteligentes llamados ángeles. Los conocía a todos por nombre y quería que ellos a su vez le conocieran a Él. La vida junto al Rey era una aventura sin fin.

Pero el Rey quería algo más que ángeles, así que creó un reino de tiempo, espacio y materia: un universo deslumbrante con un planeta luminoso que se convertiría en el hogar de una comunidad de criaturas asombrosas llamadas humanos.

A diferencia de los ángeles, la familia humana empezó con tan solo dos seres, un hombre y una mujer. De la misma manera que con los ángeles, el Rey quería compartir su vida con ellos también.

Pero algo ocurrió, algo terrible. Hubo una rebelión en el reino: primero en el cielo, y luego en la tierra.

Un ángel rebelde se apoderó del reino de la tierra al capturar a los humanos. Pero al Rey no le tomó desprevenido.

En lo profundo del corazón del Rey, había un plan de rescate tan grande, tan misterioso, tan insólito, de tanto alcance, que tardaría miles de años en llevarlo a cabo. ¿Qué otra cosa esperarías del Rey de la eternidad?

Él vive por encima del tiempo.


Esto ha sido una porción (usado bajo permiso del autor) del libro «Rey de Gloria» narrado por Paul D. Bramsen 
(nota: el uso de negrillas, cursivas y algunos cambios de versión de la Biblia son nuestra y no del original) 
Creditos:  2019 © ROCK International www.king-of-glory.com


Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.(Tito 2:11-14)