Escena 34 – LOS DIEZ MANDAMIENTOS

La mayoría de la gente de la nación creía que era lo suficientemente buena para ser el pueblo de Dios. Así que el SEÑOR les dio los Diez Mandamientos, primero desde el monte Sinaí con voz de trueno, y después escritos en dos tablas de piedra.

Leamos los Diez Mandamientos (en la imagen, resumidos de Éxodo 20 NTV).

El Señor le dijo a Moisés que debían obedecer las diez normas a la perfección.

«Maldito sea quien no practique fielmente las palabras de esta ley» (Deuteronomio 27:26 NVI).

¿Cómo crees que se sentían las personas después de escuchar estos diez mandamientos? ¿Crees que aún pensaban que eran lo suficientemente buenas? Y tú, ¿cómo te ves? ¿Crees que eres lo suficientemente bueno para vivir en el reino perfecto de Dios?

Lee otra vez la norma número uno. ¿Siempre pones primero a Dios? Si no es así, no has guardado esta ley.

Lee la número cinco. Si has desobedecido alguna vez a tu padre o a tu madre, eres culpable ante Dios.

Ahora mira la norma número ocho. Si alguna vez te has llevado algo que no es tuyo, o has hecho trampa en un examen, has quebrantado esta ley.

¿Has mentido alguna vez? Entonces, no has obedecido la norma número nueve.

El último mandamiento nos dice que está mal incluso querer tener lo que le pertenece a otra persona. Dios ve el pecado en nuestro corazón.

¿Cuántos pecados hicieron falta para arruinar la relación de Adán y Eva con Dios? Solo uno. La exigencia de Dios de perfección no ha cambiado.

”Porque el que cumple con toda la ley pero falla en un solo punto ya es culpable de haberla quebrantado toda.” (Santiago 2:10 NVI).

Dios es santo y no puede ignorar el pecado. ¿A ti te gustaría compartir una habitación con el cadáver descompuesto de un cerdo? Nuestro pecado es así para Dios. Rociar perfume sobre el cadáver apestoso no purificará la habitación; y ninguna cantidad de esfuerzos religiosos puede purificar nuestros corazones.

Un espejo me enseña la suciedad en mi cara, y la ley de Dios me enseña el pecado que hay en mi corazón. Así como el espejo no puede limpiar mi cara, los Diez Mandamientos no pueden limpiar mi corazón.

”…nadie será justificado en presencia de Dios por hacer las obras que exige la ley; más bien, mediante la ley cobramos conciencia del pecado.” (Romanos 3:20 NVI).

Por muy buenos que nos creamos, no somos lo suficientemente buenos para vivir con Dios en el cielo.

Necesitamos un Salvador.


Esto ha sido una porción (usado bajo permiso del autor) del libro «Rey de Gloria» narrado por Paul D. Bramsen 
(nota: el uso de negrillas, cursivas y algunos cambios de versión de la Biblia son nuestra y no del original) 
Creditos:  2019 © ROCK International www.king-of-glory.com


Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.(Tito 2:11-14)