Escena 44 – EL CORDERO DE DIOS

Habían pasado treinta años desde el nacimiento de Jesús en Belén. Augusto César había muerto; su hijastro Tiberio César reinaba sobre el Imperio Romano. Herodes Antipas gobernaba en Galilea. Poncio Pilato gobernaba en Judea. Y había un nuevo profeta que predicaba en Palestina.

”En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.
Pues éste es aquel de quien habló el profeta Isaías, cuando dijo:
Voz del que clama en el desierto:
Preparad el camino del Señor,

Enderezad sus sendas.
Y Juan estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y su comida era langostas y miel silvestre.”

Aunque mucha gente de su época se vestía con seda fina y comía los  mejores manjares, Juan vivía con sencillez. Era un hombre en misión.

Juan era el precursor del Rey.

Cientos de años antes, dos profetas (Isaías y Malaquías) escribieron sobre un profeta futuro que anunciaría la llegada del Mesías-Rey. Juan era ese profeta.

Mientras que los profetas anteriores habían profetizado: En el momento preciso, el Salvador prometido vendrá a la tierra, Juan predicaba: El momento ha llegado. ¡El Salvador está aquí!

Multitudes acudían al desierto para escuchar a Juan. Los que confesaban su condición como pecadores que necesitaban al Salvador se bautizaban en el río Jordán. De esta forma, mostraban su fe en el Mesías, que lavaría su gran deuda de pecado y les vestiría con su justicia.

Día tras día, semana tras semana, Juan hablaba a la gente acerca del tan esperado Salvador del cielo, a quien “…ni siquiera merezco llevarle las sandalias. Él los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego.” (Mateo 3:11 NVI).

Entonces un día, el Salvador llegó por la colina, en medio de la multitud, y bajó hasta donde Juan estaba bautizando.

Juan señaló a Jesús y dijo:

”…He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” (Juan 1:29).

¿Por qué le llamó Juan a Jesús el Cordero de Dios?

Si sabes por qué, sabes cuál era la misión del Rey.


Esto ha sido una porción (usado bajo permiso del autor) del libro «Rey de Gloria» narrado por Paul D. Bramsen 
(nota: el uso de negrillas, cursivas y algunos cambios de versión de la Biblia son nuestra y no del original) 
Creditos:  2019 © ROCK International www.king-of-glory.com


Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.(Tito 2:11-14)