Escena 47 – EL MESÍAS REY

Después de los intentos inútiles de Satanás por hacer que Jesús pecara, Jesús regresó a Nazaret, donde había crecido y trabajado como carpintero.

”…un sábado entró en la sinagoga, como era su costumbre…” (Lucas 4:16 NVI).

La sinagoga era un lugar de adoración donde se leían y se explicaban las Escrituras cada sábado. Ese sábado en particular, Jesús tenía un anuncio que hacer.

”…se levantó a leer. Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:
El Espíritu del Señor está sobre mí,
Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;
A pregonar libertad a los cautivos,
Y vista a los ciegos;
A poner en libertad a los oprimidos;
 (Lucas 4:16-18).

Lo que Jesús había leído en las Escrituras era una antigua profecía sobre el Mesías-Rey que enseñaría al mundo cómo es Dios y rescataría a los pecadores del dominio de Satanás, del pecado, de la muerte y del infierno.

”Luego enrolló el libro, se lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos los que estaban en la sinagoga lo miraban detenidamente, y él comenzó a hablarles: «Hoy se cumple esta Escritura en presencia de ustedes.» (Lucas 4:20-21).

¿Cómo reaccionaron los vecinos de Jesús ante su afirmación de ser el Mesías venido del cielo para cumplir lo que los profetas habían dicho en las Escrituras?

”Al oír esto, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron. Se levantaron, lo expulsaron del pueblo y lo llevaron hasta la cumbre de la colina sobre la que estaba construido el pueblo, para tirarlo por el precipicio. Pero él pasó por en medio de ellos y se fue.”  (Lucas 4:28-30).

Jesús tenía el dominio.

A diferencia de los descendientes de Adán, infectados por el pecado y moribundos, el Mesías-Rey ungido por Dios estaba en perfecto control. Nadie podía tocarle a menos que Él lo permitiera.

Pero Él sí les tocaría a ellos.


Esto ha sido una porción (usado bajo permiso del autor) del libro «Rey de Gloria» narrado por Paul D. Bramsen 
(nota: el uso de negrillas, cursivas y algunos cambios de versión de la Biblia son nuestra y no del original) 
Creditos:  2019 © ROCK International www.king-of-glory.com


Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.(Tito 2:11-14)