Escena 05 – UN MUNDO PERFECTO

En seis días ordenados, el Rey creó un mundo hermoso y fenomenal.

Simplemente habló, y aparecieron maravillas perfectamente diseñadas.

El primer día, Dios dijo: “¡Que haya luz!” y hubo luz.

El segundo día, hizo la atmósfera de la Tierra, con el cielo azul que vemos y el aire invisible que respiramos. Dios diseñó el cielo con una mezcla perfecta de gases que sustentan la vida, como el oxígeno y el nitrógeno.

El tercer día, Dios dijo: “¡Aparezca la tierra seca!”, y así fue. Después dijo: “¡Que la tierra produzca vegetación!” Al instante, hierba, plantas, flores y frutas empezaron a crecer, cada una con su propia semilla.

El cuarto día, Dios mandó que el sol y la luna brillaran, y que indicaran los años, los meses y los días de la Tierra. También hizo las estrellas.

El quinto día, Dios dijo: “¡Que las aguas se colmen de peces y de otras formas de vida! ¡Que los cielos se llenen de aves de toda clase!”, y así sucedió.

El sexto día, Dios dijo: “¡Que la tierra produzca toda clase de animales, que cada uno produzca crías de la misma especie: animales domésticos, animales pequeños que corran por el suelo y animales salvajes!”. Dios hizo a cada ser viviente con la capacidad de reproducirse según su misma especie.

”…Y vio Dios que era bueno.” (Génesis 1:25).

Reinaba la paz. En el principio, todos los animales eran dóciles. No se mataban ni se comían entre ellos. Las plantas proporcionaban el alimento.

Reinaba el orden. Funcionando como un reloj, el sol se mantendría a la distancia correcta de la Tierra. La luna cambiaría de luna nueva a luna llena. La Tierra reciclaría su aire, agua y desechos. Bien gobernado, al reino de la Tierra jamás le faltaría ninguna cosa buena. Sería el hogar ideal para la humanidad.

Cada día de la creación nos da una pista de cómo es Dios.

Día 1. Nos muestra que Dios es santo. Es perfecto y puro, como la luz.

Día 2. Dios es todopoderoso. Hizo y sustenta la atmósfera.

Día 3. Dios es bueno. Creó miles de plantas y alimentos para nosotros.

Día 4. Dios es fiel. El sol y la luna permanecen en sus órbitas.

Día 5. Dios es vida. Puso los peces en el mar y las aves en el cielo.

Día 6. Dios es amor. Después de crear a los animales, había llegado el momento de formar a las criaturas sobre las que derramaría su amor.

Era tiempo de crear a los seres especiales que podrían reflejar su santidad, poder, bondad, fidelidad, vida y amor.


Esto ha sido una porción (usado bajo permiso del autor) del libro «Rey de Gloria» narrado por Paul D. Bramsen 
(nota: el uso de negrillas, cursivas y algunos cambios de versión de la Biblia son nuestra y no del original) 
Creditos:  2019 © ROCK International www.king-of-glory.com


Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.(Tito 2:11-14)