Escena 57 – EL REY ES INTERROGADO

Durante los días siguientes, Jesús enseñó al pueblo en el templo donde, como niño, había asombrado a los eruditos con sus preguntas profundas y sus respuestas sabias. Los líderes del templo tenían ahora una actitud diferente: ”No queremos que éste reine sobre nosotros.” (Lucas 19:14).

Así que interrogaban a Jesús con preguntas polémicas, esperando hacer que la gente se volviera contra Él.

”Entonces, para acecharlo, enviaron espías que fingían ser gente honorable. Pensaban atrapar a Jesús en algo que él dijera, y así poder entregarlo a la jurisdicción del gobernador.

–Maestro –dijeron los espías–, sabemos que lo que dices y enseñas es correcto. No juzgas por las apariencias, sino que de verdad enseñas el camino de Dios. ¿Nos está permitido pagar impuestos al césar o no?” (Lucas 20:20-22 NVI).

¿Qué contestaría Jesús? Si decía: “Sí, hay que pagar los impuestos al emperador”, la población judía le acusaría de deslealtad a su causa. Por otra parte, si decía: “No, no se deben pagar los impuestos”, llegaría a oídos del gobernador romano y este le condenaría por traición.

”Pero Jesús, dándose cuenta de sus malas intenciones, replicó: –Muéstrenme una moneda romana. ¿De  quién son esta imagen y esta inscripción?”. –Del césar –contestaron.
–Entonces denle al césar lo que es del césar, y a Dios lo que es de Dios.
No pudieron atraparlo en lo que decía en público. Así que, admirados de su respuesta, se callaron.” (Lucas 20:23-26 NVI).

Una y otra vez, los diferentes grupos de eruditos religiosos intentaron atrapar a Jesús, pero Él contestaba con sabiduría cada vez.

”…desde ese día ninguno se atrevía a hacerle más preguntas.” (Mateo 22:46 NVI).

Avergonzados, los eruditos se ausentaron para ir a conspirar con los principales sacerdotes con el fin de arrestar y ejecutar a Jesús. ¡Qué ceguera! ¡Aquellos sacerdotes, responsables de ofrecer sacrificios sobre el altar del templo, no tenían ni idea de que el hombre al que querían matar era Aquel a quien esos sacrificios representaban!

El plan secreto de Dios estaba a punto de llevarse a cabo.


Esto ha sido una porción (usado bajo permiso del autor) del libro «Rey de Gloria» narrado por Paul D. Bramsen 
(nota: el uso de negrillas, cursivas y algunos cambios de versión de la Biblia son nuestra y no del original) 
Creditos:  2019 © ROCK International www.king-of-glory.com


Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.(Tito 2:11-14)