¿Por Qué Es Tan Popular la Salvación por el Señorío?

Una pregunta que muy a menudo hacen los que sostienen la posición de la Gracia Gratuita es ¿Por qué es tan popular la Salvación por el Señorío? La posición de la Gracia Gratuita enseña la salvación por gracia sólo a través de la fe en Cristo sólo, lo que significa que una persona no-salva, además de creer, no puede hacer nada o hacer ningún compromiso (como someterse a Jesús como el Señor de la vida de uno) para ser salvo, y que creer significa estar convencido o persuadido de la verdad del evangelio. El punto de vista del Señorío es contrario a la posición de la Gracia Gratuita al enseñar que una persona no-salva debe creer en Jesucristo como Salvador y someterse a Él como Señor de su vida. Ellos enseñan que creer incluye sumisión, y obediencia. Aunque se pueden dar respuestas bíblicas específicas (vea Apuntes de Gracia anteriores), aquí simplemente vamos a decir algunas de las razones por las que la Salvación por Señorío es tan popular.

Mal interpretar las Escrituras. El no distinguir los pasajes de la Biblia que son relacionados con la salvación y los que son relacionados con la vida Cristiana (o discipulado) guía a muchos al punto de vista del Señorío. Ellos confunden los asuntos de justificación y santificación, lo que hace que el ‘evangelio’ del Señorío incluya muchas condiciones de compromiso y obediencia. Desafortunadamente, esto añade mérito humano al evangelio. Predicar estos textos como condiciones para la salvación puede producir más compromiso externo, pro también induce culpa y duda.

Ley vs. gracia. La teología del Señorío muy a menudo viene de confundir la Ley y la gracia. Transferir las leyes morales de la Ley Mosaica a la era de la gracia después de que Jesucristo ha cumplido la Ley hace mantener-la-Ley una parte importante para la salvación – si no al inicio como una condición para salvación, es al final como una prueba de la salvación. Los partidarios del Señorío creen que los que son verdaderamente salvos van a mantener las Leyes morales del Antiguo Testamento demostrando que Jesús es el Señor de sus vidas. Pero esta opinión no sólo ignora el cambio de la dispensación entre Ley y gracia, que es, la diferencia entre el programa de Dios por Israel y Su programa para la iglesia, también ignoran la realidad de que nadie puede mantener la Ley perfectamente.

Nuevo-viejo Calvinismo. Existe un gran resurgimiento de un fuerte Calvinismo determinista, especialmente entre los jóvenes adultos. La teología del Señorío es un resultado necesario de su teología, porque en esta opinión Dios selecciona a algunos para la salvación y les da la fe para creer. Ese regalo divino de fe no puede fallar, por lo tanto garantiza una perseverante vida de sumisión a Jesús como Señor si uno es verdaderamente salvo. Esta opinión del Cristianismo predica la necesidad de un total compromiso a Jesucristo, lo que es recomendable en sí mismo, pero no si se usa como un examen para la salvación. La predicación del compromiso atrae a muchos jóvenes adultos quienes responden a semejantes retos. Desafortunadamente, es muy probable que muchos de estos ‘jóvenes, incansables, y Reformados’ calvinistas no entiendan el paquete completo que hace del compromiso una condición para la salvación.

Una opinión irreal del pecado. Una renuencia a admitir que los Cristianos pecan severa o continuamente guia a muchos a la opinión del Señorío, porque ellos no están dispuestos a conceder que semejantes personas son salvas ya que no han aceptado a Jesús como su Señor. Mientras que es doloroso que los Cristianos pequen, un acercamiento más bíblico es reconocer que esta realidad se refleja a través de la Biblia. La gracia les da a las personas la libertad de servir a Dios o a sus propios deseos. Desafortunadamente, no todos escogen servir a Dios, pero la solución no es hacer el evangelio más difícil con condiciones adicionales. Etiquetar a estas personas como no-salvas ignora o no toma en cuenta las enseñanzas de la Biblia acerca de la disciplina de Dios y la disciplina de la iglesia para los Cristianos pecadores y su pérdida temporal y eterna de sus recompensas. También existe la posibilidad de que para empezar ellos realmente nunca entendieron el evangelio simple y que ellos no son salvos.

Una solución para los mundanos. Una sincera y legitima preocupación acerca de lo mundano de los Cristianos modernos también causa que muchos adopten la posición del Señorío. Ellos concluyen que la mundanería es el resultado de un evangelio que hace la salvación ‘muy fácil’. Ellos creen que si la salvación está disponible sólo para lo que hacen un compromiso total al Señorío de Cristo, entonces la rectitud está garantizada. Para ellos, creer no es una condición suficiente para la salvación; debe de ser creer y someterse o creer y comprometerse. Desafortunadamente, esto cambia la condición del evangelio de fe sola a fe más algo que el pecador debe de hacer.

La naturaleza humana. Nuestra aversión natural a la gracia alimenta la opinión del Señorío. Desde la creación, los humanos han querido contribuir a su salvación a su propia manera. Esto tranquiliza el ego que desea una importancia, aún si esto sólo es el sentimiento de ‘yo ayudé’ o ‘estoy totalmente comprometido’, por lo tanto soy salvo. Esto llama a la sutil tendencia pecaminosa de toda la humana hacia el legalismo – la auto-inflada actitud de que yo puedo hacer algo por mí mismo que es aceptable delante de Dios. El prevalente legalismo en casi todos los sistemas religiosos le da la bienvenida a la teología del Señorío.

Retórica engañosa. Los partidarios del Señorío han influenciado a muchos con su retórica derogatoria y mala interpretación de la opinión de la Gracia Gratuita. Por ejemplo, la posición Gracia Gratuita a veces se llama la posición del ‘no-señorío’ aunque sus partidarios creen que el señorío de Jesucristo es esencial para Su provisión de salvación y santificación recta. La diferencia es que los partidarios de la Gracia Gratuita no piensan que el compromiso con Jesús como el Maestro de la vida de uno es el problema de la salvación. El problema es creer en Jesús como el Único que murió por los pecados de uno, resucitó, y garantiza la salvación eterna. Comprometerse con Cristo como Señor es un asunto de santificación (esto es, la vida Cristiana o discipulado). Los partidarios del Señorío también hacen cargos de ‘fácil creencia’, lo que engaña ya que nadie ha dicho que creer es fácil. Es simple, pro no necesariamente fácil. Otro cargo derogatorio es que el punto de vista de la Gracia Gratuita es ‘antinomiano’ (sin ley) y le da al creyente una licencia para pecar. Mientras que los partidarios de la Gracia Gratuita no creen que los Cristianos están bajo la Ley del Antiguo Testamento, ellos reconocen los mandamientos del Nuevo Testamento entendiendo que esos mandamientos hace a los Cristianos más como Cristo, pero ellos no traen o prueban la salvación. La posición de la Gracia Gratuita enseña que las buenas obras y la santidad son el deseo de Dios para cada Cristiano.

Rumores. Las personas tienden a repetir el lenguaje y la retórica que les pasaron sin evaluarlos teológica o bíblicamente. Dichos como ‘Recibe a Jesús como tu Señor y Salvador’ y ‘Si Él no es el Señor de todo, del todo Él no es el Señor’ se han popularizado como lenguaje Cristiano. Usualmente se piensa muy poco acerca de estas frases antes de que sean usadas y repetidas. Usar semejante lenguaje no confirma a alguien como Señorío, pero ciertamente los inclina de esa manera.

Censura. Francamente, aquellos que sostienen una posición de Señorío, especialmente los Calvinistas Reformados, tienen mucha influencia. Esta posición domina la industria editorial y las instituciones académicas, y sostiene grandes conferencias populares entre los jóvenes adultos. Tan feo como suena y es, ese control excluye a la perspectiva de la Gracia Gratuita a propósito de los foros académicos y populares, instituciones, y publicaciones, entonces la Salvación por Señorío florece. La llamada ‘libertad académica’ no siempre es real.

Conclusión

Todas estas razones se pueden reducir a una: Fracasar al no entender todas las riquezas de la gracia gratuita de Dios guia a muchos Cristianos a la Salvación por Señorío. Su perspectiva implica que semejante gracia es muy buena para ser verdad, entonces se requiere de la persona algún compromiso al Señorío de Jesucristo para ser salvo, permanecer salvo, o probar que fue salvo. La gracia Gratuita, por el otro lado, acepta la sorprendente e inmerecida naturaleza de la gracia salvadora de Dios y por lo tanto enseña que la vida eterna sólo se puede recibir a través de la respuesta en fe sin ningún mérito por parte del pecador.

Charlie Bing

Fundador del ministerio GraceLife.

El Dr. Bing tiene su Th.M. y Ph.D. de Dallas Theological Seminary. Fue pastor de la iglesia Burleson Bible Church en Texas por 19 años antes de transicionarse a su role actual de director del ministerio GraceLife. Ha servido como profesor adjunto de estudios biblicos en la universidad LeTouneau desde el año 1992 y fué presidente de la Free Grace Alliance.

Es autor de libros como Lordship Salvation: A Biblical Evaluation and Response y el libro traducido al espñol llamado  Simplemente por gracia.